Buenos Aires. El gobierno de Argentina sólo está esperando la aprobación del regulador de valores de Italia, Consob, para lanzar su muy anticipado canje de deuda, declaró este lunes el ministro de Economía, Amado Boudou.

 Sostuvo que una vez que se haya obtenido la aprobación, el canje se lanzará tan pronto como sea posible.

 El gobierno planea reabrir una oferta de canje de bonos incumplidos por nuevos valores, en un intento por atraer a los tenedores de unos US$20.000 millones en bonos incumplidos que no participaron en la primera ronda, en 2005.

 En un discurso sobre la economía argentina, el ministro dijo que espera que el producto interno bruto crezca al menos 5% este año. El presupuesto de 2010 fijó una meta de crecimiento de 2,5%.

 El ministro agregó que los precios están subiendo porque la gente tiene más dinero en sus bolsillos. Posteriormente acotó esa declaración, señalando que sólo hay tensión en los precios, y una vez más reafirmó la posición del gobierno de que no hay inflación.

 En comentarios a la prensa luego del discurso, el ministro dijo que Argentina no solicitará al FMI que realice su revisión regular de la economía argentina. El país se ha negado desde 2006 a permitir que el FMI examine sus cuentas dentro de la denominada revisión del Artículo IV, que se realiza habitualmente a todos los miembros del FMI.

 Boudou comentó que, en este momento, no era razonable para Argentina.

 El ministro dijo que la inversión pública este año totalizaría 38.000 millones de pesos (US$9.800 millones).