Buenos Aires. Argentina dispuso el miércoles que todas las divisas obtenidas por exportaciones de hidrocarburos y recursos mineros se liquiden en el mercado local, una medida que busca aumentar el flujo de dólares al país en momentos en que se enfrenta una veloz fuga de capitales.

La medida, la primera de relevancia tomada por la reelecta presidenta Cristina Fernández tras su reciente victoria electoral, implica un cambio de reglas para esas industrias y si bien aumentaría en el corto plazo el flujo de dólares en el país, también incrementaría la desconfianza para hacer negocios en Argentina, según fuentes del sector minero.

Hasta el momento, el sector petrolero tenía que ingresar al menos el 30% de las divisas obtenidas por sus exportaciones, mientras que la minería, una industria incipiente y con grandes desarrollos en ejecución en el país, podía dejar fuera de la plaza local al 100% de las divisas obtenidas por sus ventas externas.

Argentina exportó entre enero y septiembre US$4.552 millones en combustibles y otros energéticos, mientras que las ventas externas de cobre y sus concentrados sumaron en ese período US$1.285 millones.

En tanto, las de oro para uso no monetario alcanzaron los US$1.689 millones.

Fuentes de esas industrias consultadas por Reuters dijeron que se encarecerán los costos de las empresas, ya que deberán primero liquidar sus divisas en Argentina y luego recomprar dólares para cancelar compromisos en el exterior, realizando transacciones que están sujetas a tributos.

"La medida afecta derechos, afecta la estabilidad del sector. Ahora, cuáles son las posibilidades de mejorar esto en la reglamentación, es pronto para decirlo, lo estamos analizando", dijo un ejecutivo de una empresa minera bajo condición de anonimato.

El gobierno dijo en el Boletín Oficial que la medida busca un trato igualitario respecto a las demás actividades productivas, como por ejemplo las del complejo sector agroexportador, principal fuente de divisas del país y que tiene la obligación de liquidar los dólares obtenidos por exportaciones en el mercado local.

"Restablécese la obligatoriedad del ingreso y negociación en el mercado de cambios de la totalidad de las divisas provenientes de operaciones de exportación por parte de empresas productoras de petróleo crudo o de sus derivados, gas natural y gases licuados, y de empresas que tengan por objeto el desarrollo de emprendimientos mineros", señaló el decreto gubernamental.

Fuentes del mercado estimaron que la decisión podría aumentar entre US$3.000 millones y US$4.000 millones el monto de liquidación de divisas en la plaza local hasta fin de año.

La demanda de dólares por coberturas se incrementó en Argentina en los últimos meses antes de la elección presidencial, debilitando las reservas del Banco Central, que se desprendió de divisas para impedir una depreciación del peso.

La autoridad monetaria argentina vendió en octubre US$1.300 millones para abastecer la demanda de dólares.

En las últimas semanas, inspectores del ente estatal de impuestos y hasta gendarmes recorrieron el centro de Buenos Aires para robustecer controles sobre la operatoria de divisas, buscando inhibir a los negocios no registrados.

Un ejecutivo de una empresa minera consultado por Reuters indicó que la medida "fue una sorpresa" y que si bien el sector esperaba decisiones que aumentaran su tributación, "no deja de sorprender la inmediatez y la falta de aviso".

Para atraer proyectos mineros, Argentina garantizó en la década de 1990 a las empresas estabilidad fiscal, aunque en los últimos meses provincias donde la actividad es relevante incrementaron la tributación sobre el sector.