El ingreso del país al acuerdo multilateral de intercambio de información había sido anticipado anoche por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su cuenta de Twitter.

La jefa de Estado explicó que el memorando sirve "para la protección de inversores, la investigación de los delitos y de las infracciones de grupos económicos y operaciones que vulneran las normas cambiarias, impositivas y de lavado de dinero".

"La CNV pasa de la lista gris a la lista blanca", enfatizó Cristina, tras remarcar que "los principales reguladores del mundo reconocieron los avances de la Argentina".

Con la adhesión al instrumento "se incrementará sin duda la protección de los inversores, ya que se fortalecerá la prevención de las prácticas fraudulentas y otras conductas contrarias a la transparencia", explicó Vanoli.

La firma fue el resultado de una "evaluación positiva de los estándares regulatorios nacionales", con lo cual la Argentina se ubicó en un grupo amplio de países que suscribieron el memorando y que incluye a 19 miembros del Grupo de los Veinte (G20).

La Comisión resaltó que "uno de los aspectos que permitieron el acceso a los estándares regulatorios internacionales fue la sanción de la nueva Ley de Mercado de Capitales".

El país se alineó, así, "con las normas más avanzadas a nivel internacional, conforme las regulaciones previstas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI)", al cumplir los principios para el intercambio de información promovidos por la IOSCO.

Según Vanoli, el memorando "constituye un sello de calidad del país en términos de regulación, genera confianza entre los inversores y por tanto, los atrae hacia el mercado de capitales". Si bien la CNV tiene firmados 29 memorandos de entendimiento bilaterales, el promovido por IOSCO es considerado el estándar para la efectiva cooperación internacional.