Buenos Aires. El gobierno de Argentina formalizó este jueves el canje de deuda impaga por US$20.000 millones, que lanzará de manera inminente, mediante la publicación de sus características en el Boletín Oficial.

La publicación, que sirve para darle validez de instrumentación a las leyes, decretos y resoluciones, reitera los alcances de la operación anunciados el 15 de abril, sin especificar fecha de puesta en marcha.

Una fuente del Ministerio de Economía dijo a Reuters esta semana que el canje se lanzará este lunes y estará abierto hasta el 7 de junio.

Argentina apunta a regresar a los mercados internacionales de capital si logra cerrar un acuerdo con los acreedores que rechazaron una dura reestructuración en 2005 por casi US$100.000 millones en deuda impaga.

La operación ya cuenta con la aprobación de los reguladores de Japón, Italia, Luxemburgo y Estados Unidos.

Argentina estima que al menos 60% de los acreedores canjearían sus bonos incumplidos por nuevos papeles, pero analistas privados especulan con que podría rondar el 80%.

Tras el canje, Argentina podría lanzar emisiones de deuda por primera vez desde que cayó en incumplimiento hace ocho años, y se espera que entonces los estados provinciales, que también enfrentan dificultades financieras, saldrían al mercado con sus propias emisiones de deuda.

Algunos de los bonistas que quedaron fuera de la reestructuración de 2005 iniciaron procesos judiciales y en algunos casos lograron embargar activos argentinos en el exterior.

Se estima que los inversores que queden al margen de este nuevo canje continuarán sus reclamos por la vía judicial.