Buenos Aires. El gobierno argentino hasta ahora ha pagado US$1.100 millones en deudas con reservas transferidas desde el banco central, informó este jueves la prensa local.

La información fue entregada por el ministro de Economía, Amado Boudou, en una declaración ofrecida ante Congreso este miércoles.

El gobierno transfirió US$6.600 millones de las reservas de divisas del banco central el 1 de marzo.

Alrededor de US$2.200 millones se destinaron para pagar deudas con acreedores institucionales como el Banco Mundial, y US$4.400 millones, a pagos a inversionistas del sector privado.

La transferencia de las reservas causó una disputa política en el Congreso donde la oposición, que sostiene no fue apropiadamente consultada sobre la transferencia, intentó impedir que el gobierno realizara los pagos.

Este miércoles, la Cámara de Diputados argentina otorgó la media sanción a un proyecto de ley que busca establecer un mayor control a los decretos de necesidad y urgencia (DNU), como el que usó Fernández para transferir los recursos.