La economía argentina se incrementó impulsada por el consumo interno, informó el Indec. De igual modo, las ventas en los supermercados crecieron a precios constantes de 11,9% en relación a igual mes de 2011.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos dio cuenta además que el Estimador Mensual de la Actividad Económica (Emae) presentó durante noviembre una suba de 0,4% respecto a octubre.

Con todo esto, en los primeros once meses de 2012, el Emae, que reúne varios de los indicadores que conforman el Producto Bruto Interno (PBI) aumentó  1,9% en relación a igual período de 2011, informó el organismo.

De esta manera, los tenedores de los Cupones de los Bonos que se reajustan con el PBI no cobrarán los intereses, unos US$3.500 millones que quedarán en las arcas nacionales, ya que será muy difícil que la economía logre en 2012 un crecimiento interanual de 3,5%, variación que fija el “piso” para el pago de estos títulos.

Más allá de las estimaciones, lo cierto es que el crecimiento de 1,8% en la actividad económica estuvo impulsado por el consumo, y en menor medida, por el sector financiero ligado a esta mayor demanda interna.

En efecto, según el Indec, durante noviembre las ventas en los supermercados crecieron a precios constantes de 11,9% en relación a igual mes de 2011.

Las incesantes campañas de ofertas y descuentos son unos de los motores para el sostenimiento de la demanda de productos masivos.

Esto también se observó, aunque de manera mas discreta, en los grandes centros de compra, o “shoppings”, donde el Indec verificó un alza interanual del 3,2% durante noviembre.

Ligado a esto, el sector financiero continuó mostrando importantes subas en sus ingresos, que según los balances presentados por los bancos ante la Bolsa de Comercio, promedian 20% interanual.

No obstante, esta tendencia positiva no se pudo sostener en el consumo de Servicios Públicos, que si bien en promedio aumentó durante noviembre el 11,9%, en términos interanuales estuvo fuertemente influenciado por el alza de 17% en la telefonía celular, mientras se anotaron variaciones más discretas en los consumos populares y descensos en los ligados a la producción.

Así el consumo de energía eléctrica subió 6,6%, el del gas 1,1%, mientras que la cantidad de pasajeros transportados en ferrocarriles urbanos bajó 27,9%.

La cantidad de automóviles que ingresaron a Capital Federal retrocedió en promedio el 1,4% y la carga en transporte ferroviario declinó el 13,4%.

Estos últimos guarismos mostraron el menor nivel de actividad industrial que, según el Indec, registró en noviembre una baja interanual de 1,6%, y acumuló en los primero once meses del año un retroceso de 0,9%.

Tampoco ayudó el intercambio comercial con el exterior, que si bien registró un superávit de US$634 millones durante noviembre, con un crecimiento interanual de 74%, se dio en el marco de una restricción de las exportaciones y las importaciones.

En efecto, las ventas al exterior sumaron US$6.463 millones, 2% menos que igual mes de 2011, contra importaciones que retrocedieron 6%, para totalizar 5.829 millones.