Sala de Inversión. Los papeles de la industria siderúrgico y bancaria de Argentina presentan buenas proyecciones para el ejercicio que viene. Según los expertos este dinamismo vendría acompañado de una mejora en la economía doméstica.

En este sentido la economía del país se expandió 0,7% un 0,7% interanual en el tercer trimestre de 2012 frente al mismo periodo del año pasado. Así, este año acumula una mejora del 1,8%.

Según el presupuesto 2013 aprobado por el Congreso de la Nación, el PIB crecería un 4,4% el año que viene. De acuerdo a las previsiones de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), la Argentina crecerá un 3,5% en 2013. En tanto, para el FMI (Fondo Monetario Internacional), el PIB se incrementaría un 4,0%.

A pesar de que la mayor parte de las Bolsas del mundo finalizaría el año 2012 con variaciones positivas, el índice Merval Argentina (M.AR.) tuvo el peor desempeño a nivel global, al caer un 7,7%, mientras que el Merval anotó una subida del 2,4%, según datos preliminares compilados hasta el 20 de diciembre último por el IAMC (Instituto Argentino de Mercado de Capitales).

En este contexto, “el sector siderúrgico podría registrar una mejor performance en el primer trimestre de 2013, gracias a una aceleración de la economía brasileña y a los bajos precios de sus materias primas”, señala Gastón Sempere, analista del departamento de research de Puente.

En el caso de Tenaris (TS), la empresa registró un incremento del 34% anual en sus ganancias del tercer trimestre de este año, hasta los 436 millones de dólares. Pero para los próximos trimestres, la compañía espera que se desaceleren sus ventas en Norteamérica, su región más rentable. Sin embargo, Tenaris estima que la demanda de Medio Oriente podría recuperarse gradualmente, y no espera nuevas paradas de mantenimiento en sus plantas.

El analista Gastón Sempere cree que la empresa mantiene una elevada generación de caja, que le permitió adquirir una participación en Usiminas y Confab, y que cerraría el año prácticamente sin deuda financiera neta.

Para Juan José Vázquez, miembro del departamento de research de Bull Market Brokers, Tenaris “es un buen papel: a largo plazo sigue teniendo potencial de subida. A medida que se acelere la demanda de tubos, van a aumentar sus márgenes, con lo que hay buenas expectativas”. Lucas Agrello, de RavaOnline, coincide: “Tenaris es un refugio de valor y tiene potencial mientras todo el sector petrolero suba”.

Por el lado de Siderar -la principal siderúrgica del país que controla el conglomerado Ternium (TX)-, que registró un aumento del 100% anual en sus ganancias del tercer trimestre de 2012, hasta los 324 millones de pesos argentinos, “el mercado local continúa relativamente deprimido, pero en el primer trimestre de 2013 podría comenzar a reactivarse, gracias al efecto positivo de una aceleración en la economía de Brasil”, asegura Sempere en un informe de Puente.

La empresa podría resultar favorecida, además, por los bajos precios de sus materias primas, hierro y carbón, junto a la concreción de sus planes de inversión para aumentar su capacidad productiva.

Por lo anterior, Gastón Sempere concluye que “a un año, el sector siderúrgico tiene posibilidades de suba”. Sin embargo, Vázquez hace hincapié en el mercado local, que se encuentra “muy deprimido”, y cree que el contexto puede generar un rebote, “pero se necesita un cambio de expectativa para catalizar una subida”.

Por otra parte, los principales bancos de la Argentina registraron en promedio un incremento del 58% anual en sus ingresos operativos del tercer trimestre de este año, hasta los 351 millones de dólares.

Los mayores ingresos se debieron principalmente a la tendencia positiva que exhibieron los préstamos (+25% anual) en el periodo, si bien se desaceleraron respecto los dos trimestres anteriores (+32% y +42%, respectivamente). Por otro lado, la captación de depósitos se consolidó como la fuente de fondeo más notable: los plazos fijos del sector privado representaron la mitad del aumento de los depósitos en lo que va 2012, es decir, más del doble de lo que representaban en igual período del año pasado, según señala un informe elaborado por Gastón Sempere para Puente.

Además, recientemente, los bancos resultaron favorecidos por la decisión de la Cámara de Apelaciones de Nueva York de reinstaurar la cláusula de no innovar en el fallo del juez Griesa, que defiende a los bonistas que no ingresaron al canje de deuda. A partir de este hecho, las acciones de los principales bancos presentaron alzas promedio del 20%, por la exposición de sus carteras a los bonos.

“Las perspectivas de corto plazo mejoraron circunstancialmente (siempre y cuando se mantenga la solidez de sus resultados) ya que podrían materializarse nuevas subas en los precios de los bonos (aumentando la valuación de sus tenencias)”, escribe Sempere en mismo informe, y destaca además que “las acciones del sector cotizan a 4,1 veces sus ganancias con un ROE de 28% en los últimos 12 meses, en comparación con sus pares latinoamericanos, que cotizan a 12,4 veces sus ganancias y presentan un ROE de 19%”.

En Puente, la perspectiva para el sector es positiva a entre uno y tres meses, y estable a un año. Mientras tanto, en Bull Market Brokers creen que el sector “es clave”. Según explica el analista Juan José Vázquez, “está muy deprimido y sigue mostrando ganancias operativas record. Es un sector interesante”. “Si se posicionan más en títulos públicos, las cuentas van a estar bien”, indica desde Futuro Bursátil su director, Santiago Llul.

Lo cierto es que los bancos tendrán el desafío de seguir incrementando sus ganancias durante los próximos trimestres, a pesar de las regulaciones que pesan sobre el sector. Por lo pronto y a pesar de las regulaciones que ya regían para esa industria, las ganancias de Banco Francés (BFR) crecieron un 95% en los primeros nueve meses de este año, hasta los 989 millones de pesos, contra el mismo período de 2011. En el caso de Grupo Financiero Galicia (GGAL), su utilidad aumentó un 28% anual, hasta los 340 millones de pesos.