El gobierno de Argentina insistió en que un país soberano no puede ser declarado en desacato, ante la posibilidad de que un tribunal de Nueva York deje en firme un fallo que declara en rebeldía a la nación suramericana por no acatar una sentencia en su contra en un litigio por su deuda soberana.

"Argentina es un país autónomo y soberano y no puede ser declarado en desacato", se limitó a comentar el jefe de gabinete argentino, Jorge Capitanich, al ser consultado en rueda de prensa por ese asunto.

El desacato fue declarado a finales de septiembre pasado por el juez neoyorquino Thomas Griesa, quien falló a favor de fondos de inversión especulativo que reclaman a Argentina el pago de US$1.330 millones, más intereses, por bonos en mora desde 2001.

El magistrado consideró que Argentina, al no pagar a los litigantes, desacató el fallo.

La Cámara de Apelaciones de Nueva York dijo este lunes que Argentina no ha presentado en tiempo y forma las argumentaciones para que ese tribunal de alzada analice si deja en firme o no la declaración de "desacato" dictada por Griesa.

Si la decisión queda firme, Griesa podría avanzar sobre eventuales embargos contra el país suramericano.

El secretario general de la Presidencia argentina, Aníbal Fernández, afirmó hoy que "Argentina le paga a todo el mundo" y que "nunca ha cesado en esa vocación de pagar".

En declaraciones a periodistas, Fernández dijo además que Daniel Pollack, designado por Griesa para mediar entre Argentina y los fondos litigantes, "lejos de ser mediador" es "un representante liso y llano" de los querellantes.