El gobierno argentino trabó temporalmente este miércoles todas las importaciones en el mercado Uruguayo, según informó el diario La Nación, al exigir a los importadores constancias bancarias.

Según señaló la versión online del diario argentino, el cambio decidido por la Administración de Federal de Ingresos Públicos (AFIP) se dio con el objetivo de equilibrar la balanza de pagos, en la lucha que ha entablado el gobierno argentino por controlar la salida de divisias.

La medida consistió en impedir el procesamiento de los productos importados en el Sistema Informático María (SIM) que utilizan los despachantes de aduana para las trámites de importaciones y exportaciones, solicitándoles información de sus cuentas bancarias.

La medida fue suspendida tras algunas horas, luego que los despachantes realizaran un piquete en el puerto, y tras varios reclamos sobre la falta de sustento legal de la medida, agrega La Nación.