Buenos Aires. Argentina propuso "compartir la experiencia argentina de crecimiento" basada en la promoción del empleo con inclusión social, en contra de las políticas de ajuste que promueve el FMI para sacar a las economías de las crisis, según la posición enviada por el ministro de Economía, Amado Boudou, ante la reunión del comité monetario y financiero de la asamblea anual del FMI y el Banco Mundial.

Además, reiteró la necesidad de repensar el rol de las calificadoras, llamó a revisar el concepto de "economía sobrecalentada" que el "staff" del Fondo Monetario Internacional le endilgó a países como la Argentina, y enumeró los pasos que está llevando a cabo para la normalización de las relaciones con el FMI y la comunidad financiera internacional, tras el default heredado.

El ministro Boudou participó este sábado de la reunión del comité monetario y financiero y dejó sentada la posición argentina a través de Chile, país que ostenta la silla regional. Este Comité es el encargado de otorgarle competencia a la gerencia del FMI, para el desarrollo de sus políticas.

"Creemos que el problema del denominado sobrecalentamiento debe ser revisado en el marco de que existen economías que enfrentan una doble recesión. Países como Argentina con 80% de capacidad instalada, 7% de desempleo y altas tasas de inversión no deberían ser considerados en esta categoría.

Los frenos no pueden de por sí ponerse a países que están empujando a la economía global fuera de la recesión", consideró el país en la declaración.

Asimismo se señaló que "la Argentina tiene una clara intención de avanzar paso a paso en la recuperación de una relación con la comunidad financiera y el FMI".

En este sentido, el texto expone que "en noviembre de 2010 hubo un acuerdo con el FMI para producir un nuevo IPC de precios".

Además, "explicitó que tuvo lugar una misión para avanzar en el reporte sobre el Código de Estándares de Observancia, y confirmó que en abril de este año fue solicitado un Programa de Asistencia del Sector Financiero (FSAP) "que tendrá lugar en el 2012".

El FSAP es una revisión a las que se someten los países, en el marco de las políticas que aplican los miembros del G20.

Para fines de julio, "la Argentina cumplió con su compromiso en la relación programas del Fondo relacionados con Países de Bajos Ingresos, y en junio de este año, sancionó la ley de lavado de dinero, en acuerdo con la legislación internacional en la materia".

"Desde 2003 la Argentina enfrentó un sendero sólido con altas tasas de crecimiento. El histórico comportamiento de stop and go, fue evadido, gracias a los componentes clave del modelo económico de los últimos años, que son creación de empleo, justicia e inclusión social", se indicó.

Tras haber mencionado los esfuerzos por normalizar la deuda en default del 2001, que en el sector privado alcanzó una aceptación del 92%, la Argentina insistió con la "falta de una estructura financiera internacional" para canalizar el problema de los fondos buitres, que impiden que se complete el proceso de reestructuración. Este pedido cobra quizá más relevancia mundial hoy, ante la amenaza de defaults soberanos en Europa.

En este sentido, también remarcó que está reenviando señales positivas a los mercados en orden de contrarrestar las notas de las calificadoras, de las que existe "una excesiva dependencias", por lo que llamó a repensar el rol de las mismas. "Es conocido que las calificadoras no reflejan la solvencia del deudor correctamente, como ocurrió recientemente con la baja de la nota a los Estados Unidos".

La jornada del equipo económico incluyó un desayuno de países de la región con el Fondo, la reunión del mencionado Comité Financiero y, como última actividad, el encuentro del Comité de Desarrollo, relativo al Banco Mundial y del que participó el viceministro de Economía, Roberto Feletti.

Boudou estuvo acompañado en todo momento en las reuniones por el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, mientras que el resto del equipo económico de Finanzas mantuvo reuniones de trabajo paralelas, y con inversores.

La titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, que estuvo presente en la reunión de Gobernadores y del G20 en las jornadas previas, regresó anoche a la Argentina.