Decenas de empresas del sector industrial podrán verse favorecidas con la medida adoptada por Argentina de eliminar la obligación de tener la licencia previa de importación para los importadores argentinos.

Sin embargo, el país mantiene hasta ahora la traba principal para que las exportaciones paraguayas lleguen hasta su mercado, ya que sigue exigiendo la presentación de la Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI), un trámite burocrático que representa finalmente el gran obstáculo para que se tenga un comercio normal con la Argentina.

De acuerdo a lo que explicaron en la Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP), los productos que quieren ingresar al mercado argentino deben contar con la DJAI firmada por las autoridades aduaneras argentinas y con la licencia previa. Ahora que eliminaron lo de la licencia, igual se tendrá que tener la Declaración Jurada para poder exportar los productos. Justamente, la firma de la DJAI es el principal problema, ya que lleva semanas e incluso meses para que las autoridades argentinas firmen el documento que habilita justamente para las exportaciones.

Debido a las trabas impuestas por el Gobierno argentino en 2012, el año pasado se exportaron menos confecciones a ese país de lo que se envió el año anterior. En ese sentido, los datos de la AICP indican que se exportaron productos de confección por US$59 millones en 2012, lo que representó un 10% menos en comparación a lo que se tuvo en 2011, cuando se llegó a los US$65 millones en exportaciones a la Argentina.