Argentina no necesitará tomar deuda en los mercados globales por más de entre US$10.000 y US$15.000 millones el año próximo, dijo este lunes el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, durante un evento en Nueva York.

El gobierno del presidente Mauricio Macri, que asumió en diciembre en Argentina, cerró este año un largo conflicto con acreedores de deuda impaga desde 2002, lo que le permitió volver a emitir bonos internacionales.

"No necesitaremos recurrir al mercado internacional de deuda por más de entre US$10.000 y US$15.000 millones el año próximo", dijo Prat-Gay.

La gestión de centroderecha busca reducir el grave déficit fiscal y la alta inflación que el país sufre desde hace años, en un intento por ordenar las finanzas públicas y reactivar la estancada economía de la nación sudamericana.

La meta oficial es bajar la inflación a 17% anual en el 2017, desde el nivel actual de cerca de 35 por ciento de acuerdo al consenso entre analistas privados.

"Si la inflación en septiembre se mantiene en los niveles en que la están estimando asociaciones privadas, en 1% o 1,2%, eso significa que el tercer trimestre (de 2016) terminará con un nivel de inflación que ya se ubica dentro de nuestra meta para el año que viene", afirmó el ministro.

Según el índice oficial, los precios minoristas de Argentina (IPC) subieron un 0,2 por ciento en agosto -un dato que se ubicó por debajo de lo esperado por analistas- en parte debido a que el Gobierno debió dar marcha atrás a un incremento de tarifas de servicios públicos contabilizado anteriormente.