Buenos Aires. El gobierno argentino no usará las reservas de divisas del banco central para pagar alrededor de US$7.500 millones en deuda con gobiernos del mundo desarrollado, declaró este miércoles el ministro de Economía, Amado Boudou.

En marzo, el Gobierno recibió un crédito de US$6.600 millones de las reservas del banco central de US$50.000 millones, para pagar deudas con inversionistas privados y agencias multilaterales como el Banco Mundial. La oposición criticó la medida por no obtener la autorización del Congreso para usar las reservas.

Hubo especulaciones acerca de que el Gobierno haría lo mismo para pagar deudas con países desarrollados agrupados en el Club de París de acreedores. Cerrar dichas deudas reabriría el acceso de Argentina al financiamiento de agencias gubernamentales de crédito de exportación, el que permanece cerrado desde el incumplimiento de deuda argentino de 2001 y 2002.

En respuesta a preguntas de la prensa, Boudou descartó el uso de las reservas del banco central y dijo que el Gobierno no tiene prisa para pagar las deudas al Club de París. El ministro añadió que esto se realizará cuando sea conveniente para Argentina.