De acuerdo a un análisis del economista Horacio Rovelli, "en 2001 el gobierno pagó US$10.000 millones sólo por intereses" de la deuda pública.

En cambio, puntualizó que "en 2013, entre intereses y capital el Gobierno pagará menos de la mitad y con una economía el doble de grande" que la de 2001, en el marco de la política de desendeudamiento comenzada en 2003 con Néstor Kirchner y que sigue en la actualidad.

"En porcentaje del PIB pasará de 3,8% en 2001 a menos de 1% en 2013", remarcó Rovelli, quien es docente de la Universidad de Buenos Aires y miembro del Instituto Argentino para del Desarrollo Económico (IADE).

Este analista puntualizó asimismo que "el vencimiento del capital de la deuda del año que viene está mayoritariamente en poder del Estado argentino", y estimó que habrá "una cosecha récord, principalmente en soja y maíz, que rondará las 110 millones de toneladas, con precios internacionales sostenidos de cereales y oleaginosas".

En consecuencia, subrayó que sumado este escenario a "la recuperación de Brasil, una mejor situación en los Estados Unidos y Alemania, y el crecimiento de China, India y demás emergentes, se configura una nueva realidad internacional, de la que nuestro país debe saber sacar provecho, vendiendo cada vez más productos con mayor cantidad de mano de obra y tecnología nacional".

"Para ello se debe contar con soberanía fiscal, (incluido el programa financiero), monetaria, cambiaria, fuerte intervención en resortes claves como energía y transporte, y con acuerdos comerciales, productivos y financieros en la región que permitan emplear tecnología propia", concluyó el experto.