Tokio. Argentina presentó este jueves ante reguladores de Japón los términos para su propuesta de canje de deuda incumplida por US$20.000 millones, un paso más para retornar a los mercados voluntarios de crédito ocho años después de una monumental cesación de pagos.

La oferta implica fuertes pérdidas para tenedores de bonos incumplidos, ya que en la mayoría de los casos recibirían 33,7% del valor nominal de sus tenencias, pero analistas valuaron el acuerdo como más alto al incluir compensaciones por intereses caídos y otros factores.

Con eso, los analistas esperan una alta tasa de aceptación a la propuesta, aunque advirtieron que un eventual incremento de aversión al riesgo en los mercados globales podría empantanar la operación.

"Es muy probable que la oferta esté en 50 centavos (por dólar). Si la mayoría tenía papeles que valían 30 centavos antes sin dar ningún interés, bueno, los inversionistas dicen tengo un incremento importante", dijo Alberto Bernal, jefe de investigación en Bulltick Capital Markets, en Miami.

El gobierno argentino dijo en el expediente que ofertaría una serie de títulos desde el 12 de abril al 7 de mayo, dando a los tenedores de deuda la posibilidad de canjear sus papeles por nuevos bonos. La fecha de pago de los bonos será el 18 de junio.

"El gobierno ha identificado una fecha de cierre de la operación por primera vez. Como resultado, riesgos implícitos en la operación declinarían y los bonos consecuentemente deberían subir", dijo Richard Segal, analista de Knight Capital en Londres. Y apuntó que el riesgo remanente es la tasa de aceptación de la propuesta.

Otros analistas dijeron que esperan una muy importante tasa de aceptación de los inversores. "No sabemos aún de qué manera el gobierno reconocerá intereses de los bonos y pagos pasados de cupones atados al PIB. Si el gobierno paga la mayoría o todos los intereses caídos y pagos pasados de los cupones, la participación debería ser alta, probablemente de 70% o 75%", dijo a Reuters Carola Sandy, directora de investigaciones económicas de mercados emergentes en Credit Suisse.

Un canje exitoso de deuda incumplida ayudaría a bajar el costo del financiamiento del país en los mercados globales. El país sudamericano dijo que ofrecerá bonos en euros bajo opción de descuento que vencen en diciembre de 2033.

Además, anunció un bono global en dólares con un cupón de 9,5% con vencimiento en 2017. Argentina agregó que colocará un bono por 575,288 millones de euros con vencimiento en diciembre de 2038, bajo la opción par.

Argentina presentó el martes el expediente para el lanzamiento del canje ante el regulador italiano Consob. La operación ya tiene el aval de la SEC estadounidense. El país busca normalizar sus relaciones con el mercado financiero internacional tras su cese de pagos de US$100.000 millones en el 2001/2002 y volver a emitir deuda en los mercados voluntarios, en momentos en que enfrenta un financiamiento ajustado.

Según la presentación en Italia, la oferta está condicionada a la venta exitosa de un nuevo bono global 2017 por US$1.000 millones, con el que busca recaudar fondos frescos.

Argentina quiere que la emisión se haga a una tasa de interés de un dígito. "En el bono (global 2017), lo relevante es que el cupón tiene 9,5%. No es la tasa de retorno pero no importa, políticamente puede venderse de esa manera. El bono tiene posibilidades de tener una buena emisión", dijo Bernal a la local Radio El Mundo.