"Me han dicho que el plan es estar acá la próxima semana para negociar con los holdouts para resolver esta situación", dijo el abogado Carmine Boccuzzi, del estudio Cleary Gottlieb, que representó al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en una audiencia con el juez Thomas Griesa en la Corte de Apelaciones de Nueva York.

El magistrado citó para la próxima semana a una nueva reunión entre Argentina y los "fondos buitre", en la que el país deberá explicitar su voluntad de negociación a través de la presentación de una propuesta, detalló la agencia estatal de noticias Télam.

La Corte de Apelaciones levantó este miércoles la suspensión cautelar que frenaba la ejecución de los pagos a los "fondos buitre", por US$1.500 millones en efectivo y en un solo pago, tal como ordenó Griesa. La Corte Suprema de Estados Unidos había rechazado el lunes el pedido de revisión de la Argentina a la sentencia de Griesa.

En la reunión de este miércoles, que duró alrededor de una hora, estuvieron el juez y los abogados que representan al gobierno argentino, así como los letrados de los fondos buitre. El jefe del bloque de senadores del oficialista Frente para la Victoria (FpV), Miguel Angel Pichetto, aseguró que el gobierno "tiene un camino, una estrategia y la convicción muy firme de pagar al 92% de los acreedores" que ingresaron en los canjes de 2005 y 2010.

El Ministerio de Economía de Argentina dijo el miércoles que el pago de sus bonos que vencen el 30 de junio en Nueva York se ha vuelto "imposible", debido a la decisión de una corte federal de Estados Unidos de levantar una medida cautelar.

Del 7% que no ingresó en ningún canje, el 1% recurrió a la Justicia estadounidense para cobrar. Son considerados "fondos buitre" porque adquirieron esos bonos a muy bajo costo y litigaron para cobrarlos por el total de su valor. El ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó el martes que pagarle a los "fondos buitres" empujaría al país al "default", por lo que el gobierno "está iniciando los pasos" para pagarles al 92% que sí aceptó el canje de deuda.

En los últimos días, diversos analistas había anticipado que el gobierno podría intentar un cambio de jurisdicción para pagar la deuda ya reestructurada en Buenos Aires en vez de hacerlo en Nueva York, para así evitar los embargos de los "fondos buitres". El 1% reclama US$1.500 millones, que podrían ser US$15.000 millones si el restante porcentaje de inversores extiende su reclamo en la Justicia.