La ley sancionada el 29 de noviembre pasado, según explicó en su momento el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, es una "actualización" ya que "en ningún mercado de capitales de cierta importancia los propios actores de mercado se controlan y sancionan a sí mismos".

"Eso se terminó y tenemos una CNV mucho más fuerte, encargada de controlar y regular el mercado, impulsar la federalización y la desmutualización, y sancionar eventuales desvíos", añadió.

"El corazón de la ley y las mayores expectativas están puestas en ello, radica en la promoción de un rol más activo en la creación de instrumentos y canales para llegar al ahorro", afirmó.

Lorenzino resaltó que "tenemos una ley de la dictadura menos, que ha sido modificada por una ley de la democracia y es superadora del statu quo actual".