Buenos Aires. Argentina seguirá negociando con China para intentar resolver una disputa comercial bilateral que afectó a sus millonarias exportaciones de aceite de soja, prometió el nuevo canciller del país sudamericano, Héctor Timerman.

China, el mayor comprador mundial de aceite de soja, bloqueó a fin de marzo las importaciones de Argentina, el principal exportador del producto, luego de que éste impusiera normas antidumping a bienes del gigante asiático.

La disputa amenaza exportaciones argentinas de aceite de soja, que en 2009 ascendieron a US$1.400 millones.

Pese a las negociaciones que mantienen ambos países, la disputa sigue sin resolución. La presidenta argentina, Cristina Fernández, se reunirá el 13 de julio en Pekín con su par chino, Hu Jintao.

"Vamos a continuar con las negociaciones con China; estoy convencido de que vamos a llegar a un acuerdo con la República Popular. La presidenta va a ir a China y estamos muy esperanzados de que vamos a resolver estas cuestiones y otras cuestiones más que tenemos con la República", dijo Timerman tras jurar en el cargo.

"Estamos trabajando fuerte en muchos acuerdos, con China vamos a firmar muchos acuerdos, vamos a tratar de hablar todos los temas (...) sentados en la mesa se puede resolver cualquier inconveniente, cualquier diferencia, siempre estoy abierto al diálogo, a escuchar, a hablar, a conversar y a resolver todos los problemas", insistió.

La disputa amenaza exportaciones argentinas de aceite de soja que en 2009 ascendieron a US$1.400 millones.

China importó en mayo unas 24.000 toneladas de aceite de soja argentino, según reveló el lunes un registro de Aduanas del gigante asiático.

Sin embargo, fuentes comerciales en China dijeron que no fue una compra nueva, pues se trataba de un embarque que ya estaba en camino cuando se anunció la restricción del país asiático y cuyo registro en aduanas se aplazó por un atraso en la obtención del permiso de importación del envío.

Timerman afirmó que tiene previsto viajar a la sede de Naciones Unidas y luego a la reunión del G-20, cuyos jefes de Estado se reunirán en Toronto el 26 y 27 de junio para revisar el estado de la economía global.

A su regreso visitará los países limítrofes, entre ellos Uruguay, en donde se reunirá con su par uruguayo.

Timerman reemplazó a Jorge Taiana, quien el viernes renunció tras casi cinco años en el cargo alegando "falta de apoyo y diferencias" dentro del gobierno.

El nuevo canciller tuvo una extensa carrera de periodista y sufrió el exilio varios años durante la dictadura que gobernó Argentina entre 1976 y 1983. Hasta ser designado como canciller, el diplomático estuvo al frente de la embajada de Argentina en Washington desde 2007