Buenos Aires. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, planea recomprar más de US$2.000 millones en deuda gubernamental cuyo cupón está ligado al desempeño de la economía debido a que su gobierno enfrenta elevados pagos sobre cupones PBI debido al atractivo crecimiento económico.

El gobierno planea comprar 8.700 millones de pesos (US$2.200 millones) en los denominados cupones PBI en 2011 y 13.500 millones de pesos en 2012, de acuerdo con la propuesta presupuestaria enviada al Congreso hace unos días.

Los cupones PBI, que el gobierno emitió cuando reestructuró la deuda en cesación de pagos con acreedores en 2005 y 2010, pagan una prima cuando el producto interno bruto de Argentina se expande más de un 3% anual.

El banco central argentino estimó un crecimiento del PIB del 8,5% al 9,5% para este año, por lo que los cupones PBI tienen el mayor rendimiento entre los bonos argentinos en cerca de un 30%, dijo en una entrevista telefónica Javier Salvucci, analista jefe de Silver Cloud Advisors.

Los cupones PIB de Argentina denominados en dólares al 2035 subían un 2,4% en las negociaciones de la tarde a 47,00 pesos en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

La propuesta presupuestaria estima pagos de 9.200 millones de pesos sobre los cupones PBI en 2011 y 10.500 millones de pesos en 2012. Dicho esto, el gobierno enfrenta pagos totales de capital e intereses sobre la deuda del sector público por 148.400 millones de pesos en 2011, aunque gran parte de ese monto está en manos de agencias públicas como la Administración Nacional de la Seguridad Social, (Anses), y simplemente se refinanciará.