Buenos Aires. El gobierno argentino decidió recurrir a un auxilio financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI) para "reducir la exposición a la volatilidad que hay en el mundo", dijo este lunes el jefe del Gabinete de Ministros de Argentina, Marcos Peña.

El alto funcionario participó este lunes en una jornada de la Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham) en Buenos Aires, donde se refirió a la reciente medida del presidente Mauricio Macri de solicitar un crédito al organismo multilateral.

Peña dijo que esa medida "sirve para seguir ratificando que somos nosotros los que estamos a cargo de nuestro destino, y que el mundo es socio potencial para ayudarnos".

"No nos van a resolver los problemas pero tampoco los van a agravar; no hay una conspiración mundial tratando de perjudicarnos", sostuvo el jefe del Gabinete de Ministros.

Peña señaló como desafíos del país "seguir trabajando en la calidad institucional" y "la necesidad de llegar al equilibrio fiscal, la baja de la carga tributaria y desterrar la inflación".

El Ministerio de Hacienda de Argentina informó días atrás que la línea de crédito que se negocia desde el 8 de mayo con el FMI es de tipo "stand by", que implica una de las modalidades de financiamiento tradicionales en las que el organismo se involucra más con la política económica del país solicitante.

Los detalles y premisas del acuerdo no han sido revelados, sin embargo, de acuerdo con analistas locales, el monto ofrecido por el FMI a Argentina oscilaría entre los US$20.000 millones y los US$30.000 millones.

El presidente Mauricio Macri sostuvo el miércoles pasado que el organismo con sede en Washington "no va a condicionar" a la Argentina.

"No se meten con nuestra legislación ni con el tipo de cambio. No hay agendas ni negociaciones ocultas. Vamos a hacer un buen acuerdo. El FMI, del cual nunca nos fuimos, es una herramienta más que está por fuera del mercado. Con este acuerdo vamos a potenciar el futuro de los argentinos", aseguró Macri.