Buenos Aires. Argentina reforzará la próxima semana la promoción de su oferta de canje de deuda impaga en Italia y Japón, buscando obtener la máxima adhesión inversora a su propuesta de cambiar hasta US$18.300 millones en bonos incumplidos por nuevos títulos y efectivo.

Una fuente del ministerio de Economía del país dijo que el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, viajará este lunes a Japón, mientras que el subsecretario de Financiamiento, Adrián Cosentino, irá a Italia el mismo día.

La fuente dijo que los funcionarios podrían viajar posteriormente a Alemania y Suiza, otros dos países donde se encuentran tenedores de deuda argentina incumplida tras la masiva cesación de pagos del país en 2001/2002.

La transacción busca restaurar plenamente las relaciones del país con el mercado financiero internacional y colocar nueva deuda a tasas de un dígito.

La oferta de canje lanzada por Argentina el mes pasado corresponde a títulos incumplidos remanentes de una dura reestructuración llevada a cabo en 2005.

Lorenzino y Cosentino mantendrán encuentros con inversores y representantes de bancos que aún no decidieron su ingreso a la transacción cuyo cierre está programado para el 22 de este mes.

La oferta de canje lanzada por Argentina el mes pasado corresponde a títulos incumplidos remanentes de una dura reestructuración llevada a cabo en 2005, que fue rechazada por casi un cuarto de los inversores.

Una decidida participación en el canje de los llamados tenedores minoristas de bonos de Argentina, ubicados principalmente en Italia, pero también en Alemania, Japón y Suiza, es considerada vital para que el país sudamericano logre una alta adhesión a su propuesta. El Gobierno dijo que su objetivo es alcanzar al menos 60% de participación inversora en el canje.

Hasta el momento, según dijo esta semana el ministro de Economía argentino, Amado Boudou, la participación inversora en la operación alcanza a 54%. 46% correspondió a bonos ingresados por tenedores institucionales.