Buenos Aires. Argentina planea continuar trabajando en el saneamiento de su deuda en cesación de pagos al concentrarse en sus obligaciones con el Club de París de naciones acreedoras, según un informe preliminar de la Comisión de Presupuesto del Congreso.

El documento señala que se esperan avances en el proceso de regularizar los pagos pendientes de reestructuración de deuda, en particular en el caso del Club de París.

El informe apunta a establecer las bases para el presupuesto de 2011, que se elaborará más adelante en el año.

Aún hay cerca de US$7.500 millones de deuda en cesación de pagos con el Club de París, que incluye a Estados Unidos, Alemania y Japón. Reestructurar la deuda podría abrir la puerta al financiamiento de agencias de crédito y exportación en esos países.

Pero no está claro cómo el gobierno planea lidiar con los pasos preliminares necesarios para restablecer las relaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuya fiscalización Argentina rechaza.

El documento también establece la planificación de las políticas económicas del gobierno durante el próximo año de cara a la agitación de la economía global.

Estas consisten en incrementar la actividad económica, registrar superávits primario y comercial, aumentar el ingreso fiscal, generar más y mejor inversión pública en infraestructura, sustentar el empleo público y privado y fortalecer el mercado interno, señala el texto.