Buenos Aires. La meta del déficit primario en Argentina superó las expectativas al ubicarse en 3,9% en 2017, frente a la estimación inicial de 4,2% del Producto Interno Bruto (PIB), informó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

En una conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda, Dujovne atribuyó esta cifra a una baja del gasto público que no se registraba desde 2004, bajo la administración del entonces presidente Néstor Kirchner.

"La mejora en el resultado primario fue posible gracias a que en 2017, por primera vez desde 2004, los gastos crecieron menos que los ingresos, mientras que los ingresos aumentaron 22,6%", enfatizó el titular de Hacienda.

En total, la merma del déficit ubicó los gastos de la nación austral en 404.000 millones de pesos (US$21.386 millones), señaló Dujovne.

El año pasado se logró una merma de un punto porcentual del gasto en relación al PIB, hecho que no ocurría desde 1991, agregó.

La meta de reducción fijada por la cartera de Hacienda para 2018 es de un déficit primario de 3,2%, mientras que para 2019 es de 2,2% y 1,2% para 2020.

El gobierno prevé lograr estas metas mediante eliminación de subsidios en energía (gas y electricidad) para el venidero año, con excepción de la tarifa social y de transporte para el año 2021.