Buenos Aires. La actividad económica de Argentina registró en abril su mayor expansión en dos años, al crecer 9,7% interanual, dijo este viernes el gobierno, un dato que se ubicó por muy encima de las expectativas del mercado.

El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) acumulado en los primeros cuatro meses del año, respecto de igual período anterior, mostró un alza del 7,5%, dijo el ente de estadísticas Indec.

En los últimos doce meses, ante igual lapso previo, la variación positiva fue de 2,7%, agregó.

El EMAE es un índice mensual que anticipa el comportamiento trimestral del Producto Interno Bruto (PIB).

En la comparación con el mes previo, la actividad económica de Argentina avanzó en abril 1,3%, según los datos oficiales desestacionalizados.

Los analistas aguardaban un crecimiento de 7,1% promedio para el EMAE, según mostró un reciente sondeo de Reuters entre 11 expertos, que tenía una proyección máxima del 8%.

"Una vez superada la recesión interna de 2009, la economía argentina entra en una nueva senda de expansión", dijo en un informe la consultora Economía y Regiones, que apuntó como principales factores para el crecimiento a las exportaciones y una abundante cosecha de granos.

"Ambos factores, forjan una entrada neta de capitales que vía Banco Central se convierten en inyección de liquidez y luego en más consumo, ingreso y producto", explicó.

Las permanentes divergencias entre los datos oficiales y los de analistas privados son un reflejo de la falta de credibilidad de las estadísticas públicas de Argentina.

Economistas, opositores y hasta empleados del Indec, afirman que el gobierno manipula datos para obtener réditos políticos y económicos, subestimando la inflación y el desempleo y sobreestimando el crecimiento.

El gobierno niega las acusaciones y defiende sus mediciones