"La participación de las compras al exterior en relación al PIB bajó en 2010 y 2011 entre 1,5 y 2 puntos desde 2008, cuando representó el 17,6%", indicó el informe y agregó: "El proceso de sustitución de importaciones avanza en forma consolidada".

En este contexto, la ministra consideró que "el incremento de la sustitución es el resultado de una política industrial en la que se prioriza la defensa del trabajo argentino y la agregación de valor".

"Incentivamos al que produce y exporta a que produzca más y también al que importa, para que produzca en el país”, dijo la ministra, de acuerdo a un comunicado de la cartera de industria.

Este proceso se dio de manera sostenida en sectores como el automotriz, electrónica, bienes de capital, maquinaria agrícola, calzado y textiles, entre otros, y estuvo impulsado por el aumento de la producción local, el acceso a herramientas de financiación a tasas muy competitivas, programas sectoriales y la preservación del mercado interno.

Con las medidas de protección de la industria nacional, llegaron inversiones de firmas globales que empezaron a producir en el país como BlackBerry, Case New Holland, Nokia, Glenmark, Mercedes Benz, Yamaha, Honda, Moura, Nike, Converse, Samsung, Hewlett Packard, Suzuki, entre otras.

El sector automotriz es uno de los que más avanzó en el proceso de sustitución de importaciones, y se espera una mejora en la balanza de la industria automotriz nacional de US$4.200 millones en dos años.

El polo tecnológico de Tierra del Fuego generó sustitución por US$600 millones y en el primer cuatrimestre del año se multiplicó por siete la producción de los principales artículos con respecto al mismo período de 2010.

En 2009 solo el 4% de los celulares que se comercializaban en el país era producidos localmente, al año pasado fue el 40%, y este año serán más de la mitad los aparatos fabricados aquí.

En tanto, la producción nacional de computadoras portátiles aumentó más de cuatro veces y pasó de 289.000 en 2010 a 1,3 millones en 2011, con lo cual su participación en el mercado local pasó de un 18% a un 42% de un año a otro.

Por otra parte, las importaciones de cocinas cayeron 70%; las de lavarropas 50%; y las de heladeras un 30% entre 2010 y 2011.