Buenos Aires. Los bancos centrales de Argentina y China activaron este jueves su acuerdo de intercambio de monedas locales mediante una solicitud por parte del país suramericano de un primer tramo en yuanes equivalente a US$814 millones.

Según informó el Banco Central argentino en un comunicado, el monto en yuanes solicitado fue acreditado este jueves por el Banco Central de China, en virtud a un acuerdo firmado por ambas entidades en julio pasado.

"Este instrumento contribuye a estabilizar los saldos del comercio bilateral. A su vez, este Banco Central ha acreditado el monto equivalente en pesos a favor del Banco Central de la República Popular de China", explicó la autoridad monetaria argentina.

A partir de esta operación, el Banco Central argentino ha dado además comienzo hoy a la contabilidad de sus inversiones de reservas en la moneda china.

El Banco Central argentino destaco que el yuan "se encuentra camino a ser una de las principales monedas de reserva mundial".

"El yuan representa una moneda de inversión muy atractiva para los bancos centrales, dado que su valor con relación a las demás monedas viene mejorando sostenidamente en los últimos años, manteniendo a su vez variaciones muy acotadas en sus cotizaciones, lo que genera beneficios de diversificación muy importantes", afirma el comunicado.

El yuan, además, "puede ser convertido libremente en dólares, euros, o en cualquier otra moneda de reserva, en plazas internacionales como Hong Kong, Londres o Singapur", añadió la autoridad monetaria argentina.

En el marco de este acuerdo, denominado "swap" de monedas, el Banco Central argentino podrá solicitar intercambios adicionales por hasta un máximo equivalente a unos US$11.000 millones, "lo que representa un respaldo para implementar su política financiera, cambiaria y monetaria, en cumplimiento de los mandatos de la Carta Orgánica", indica el comunicado.

El acuerdo firmado en julio es por tres años, renovable anualmente, con una tasa de interés de entre el 6 y el 7% anual.

Argentina y China habían firmado en 2009 un acuerdo de este tipo por tres años, con posibilidad de intercambiar divisas por hasta US$10.200 millones.