Quito. Representantes del ministerio de Desarrollo Social de Argentina y del Instituto Nacional de Economía Popular y Solidaria, entidad adscrita al ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), se reunieron este lunes en Quito para intercambiar experiencias sobre proyectos y programas que benefician a los actores de este sector económico en ambas naciones.

Fernando Terán, director del Instituto Nacional de Economía Popular y Solidaria, resaltó la importancia de revalorizar las economías populares con el objetivo de habilitar al sector dentro de la economía formal, así como de iniciar la construcción conjunta de planes y proyectos gracias a los ejemplos de gestión y de Gobierno de los dos países. También señaló que “este sector aporta con un 40% del PIB y genera un 80% de empleo” en el Ecuador.

Ariel Sujarchuk, subsecretario de Fortalecimiento Institucional del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, refirió un ejemplo concreto de monotributo, pensado para los trabajadores, que incluye varios impuestos y provee algunos servicios. Además, señaló que en Argentina “alrededor de 1’ 200.000 trabajadores informales han sido formalizados en el sector, significando así el 7% del PIB en ese país”.

El representante argentino destacó la necesidad de brindar herramientas para el crecimiento económico en el sector popular, “para lo cual no hay recetas enlatadas”, apuntó, sino que las políticas sociales, al buscar una distribución justa, corresponden a análisis de las situaciones y realidades diferentes en cada país.

La delegación argentina se reunió con la ministra de Inclusión Económica y Social, Doris Soliz, quien presentó la Agenda de la Revolución de la Economía Popular y Solidaria, y realizó una exposición sobre los circuitos económicos y el Programa Hilando Desarrollo.

La delegación austral tiene previsto viajar el martes 28 de agosto a Cuenca, donde recorrerán varios emprendimientos productivos y mantendrán una agenda con las autoridades locales del MIES.