Los argentinos declararon US$97.842 millones en bienes y efectivo en las dos primeras etapas de una amplia amnistía fiscal lanzada por el Gobierno en busca de capitales frescos que ayuden a revertir la recesión económica.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dijo el lunes que fueron declarados US$13.715 millones en bienes en el país y US$84.127 millones en el exterior.

El gobierno de centroderecha del presidente Mauricio Macri lanzó un plan para permitir que los argentinos declaren unos US$400.000 millones que se cree tienen en el exterior, sin temor a ser perseguidos por evasión impositiva.

La recaudación fiscal de Argentina alcanzó un nivel récord al crecer un 90% en diciembre, en la medición interanual, debido en gran parte a los ingresos que aportó la exitosa amnistía impositiva.

En la primera etapa del plan -denominado blanqueo- que finalizó en octubre, fueron declarados unos 71.000 millones de pesos (US$4.685 millones) en efectivo.

El programa de amnistía fiscal finaliza el 31 de marzo con el pago de un impuesto de un 15%.

Aquellos que adhirieran al plan antes del 1 de enero podían mantener su dinero fuera del país pero pagar un impuesto del 10 por ciento del valor de esos fondos.

Para evitar el pago de aranceles el Gobierno propuso destinar los fondos no declarados a la compra de bonos soberanos o invertirlo en proyectos productivos en el país sudamericano.