Washington. Un acuerdo bipartidario para enfrentar el abultado déficit presupuestario de Estados Unidos es alcanzable, aunque tomará mucho trabajo, dijo este viernes el saliente asesor económico de la Casa Blanca Larry Summers.

El presidente Barack Obama ha prometido mantener el diálogo con los opositores republicanos sobre formas de controlar el déficit estadounidense, que alcanzó los US$1.300 billones en el año fiscal 2010 que terminó el 30 de septiembre.

Obama espera las recomendaciones de su comisión fiscal, que debe entregar un reporte para el 1 de diciembre.

Las victorias de los republicanos en las elecciones legislativas del martes les permitieron lograr el control de la Cámara de Representantes e incrementar sus bancas en el Senado.

La triunfante retórica de los republicanos ha llevado a algunos analistas a especular de que tal vez no estén de humor para comprometerse con Obama sobre el presupuesto u otros temas cuando se hagan con las riendas de la cámara en enero.

Pero Summers dijo en una conferencia sobre política que pese a la "fuerte retórica" inmediata tras las elecciones, él aún creía que el diálogo podría llevar eventualmente a un acuerdo.

"Creo que la posibilidad existe para un compromiso necesario pero va a tomar mucho trabajo", dijo Summers en un foro organizado por World Affairs Councils of America.

Summers, quien dejará su puesto a fin de año como director del Consejo Económico Nacional, dijo que ese acuerdo también requerirá "transparencia y confianza".

Obama y los republicanos tienen diferentes enfoques sobre el presupuesto del país.

John Boehner, quien se perfila como el próximo presidente de la Cámara de Representantes, ha sugerido que los republicanos insistirán en recortes presupuestarios inmediatos y han buscado crear la imagen de un Obama gastador debido a su paquete de estímulos de US$814.000 millones.

Obama rechaza esa calificación y ha dicho que el déficit presupuestario es un legado del gobierno del ex presidente George W. Bush.

El mandatario y sus asesores se resisten a retirar los estímulos a la economía debido a su actual debilidad.

Summers enfatizó que la mejor manera de reducir el déficit es hacer funcionar a la economía a pleno nuevamente.

"Si no hacemos que la economía crezca otra vez... no hay solución para el déficit presupuestario", afirmó.

El informe mensual de empleo mostró el viernes inesperadas aunque positivas señales para la economía. Las nómimas no agrícolas se incrementaron en 151.000 en octubre, el primer aumento desde mayo.

Pero la tasa de desempleo se mantuvo en un 9,6% por tercer mes consecutivo.

Según Summers, el resultado de las elecciones era una señal de que los votantes estaban descontentos con la lentitud de la recuperación económica.

Summers deja el gobierno para regresar a su puesto como profesor en la Universidad de Harvard. Obama no ha nombrado aún un sucesor.