Pekín. China dio señales este martes de su intención de reducir el exceso de liquidez en su sistema financiero al incrementar inesperadamente los rendimientos de títulos de deuda a corto plazo y declarar su compromiso de frenar la entrada de capital extranjero.

Estas decisiones muestran una mayor preocupación en Pekín por el aumento de liquidez en sus mercados financieros después de que la Reserva Federal anunció una nueva inyección de dinero en la economía, lo que augura más ajustes de las políticas monetarias en China antes de lo esperado inicialmente.

Estas expectativas fueron alimentadas por los comentarios de dos vicegobernadores del banco central, que indicaron que la expansión cuantitativa en Estados Unidos podría contribuir a la creación de burbujas y aumentar la inflación y que las autoridades chinas vigilan la situación de cerca.

"China todavía tiene un momento fuerte de rápida expansión del crédito", dijo Du Jinfu, uno de los vicegobernadores, resumiendo los desafíos a los que se enfrenta el banco central.

"Obviamente hay un aumento de los riesgos macroeconómicos cíclicos, como una liquidez excesiva, inflación, morosidad y burbujas de activos", dijo Du en una conferencia del sector financiero.

Poco antes de los comentarios de Du, el banco central sorprendió al mercado elevando en una subasta la rentabilidad de sus letras a un año para absorber liquidez del mercado.

El banco vendió las letras a un año a un interés del 2,3437%, más de 5 puntos básicos por encima de anteriores subastas realizadas justo después de la subida de tasas de interés a mediados de octubre.

Analistas y operadores tomaron el incremento de los rendimientos como una señal de que el banco central podría volver a elevar las tasas otra vez, o aumentar el nivel de reservas requeridas a los bancos.

"El rendimiento mismo aplicado a los títulos de la subasta ya sugiere que una posible alza de las tasas está cerca", dijo un operador de un banco chino en Shanghái. "Previamente, las alzas en los rendimientos de títulos a un año con frecuencia venían seguidas con un alza en las tasas", agregó.

Los analistas dijeron que el banco central quiere evitar que una oleada de dinero genere una inflación galopante y burbujas de precios en los mercados de activos, particularmente en acciones y bienes raíces.

La inflación minorista anual trepó en septiembre a 3,6%, un máximo en 23 meses, y analistas encuestados por Reuters esperan que los datos muestren el jueves que subió a 4% en octubre.