París/Londres. Reguladores europeos prohibirán ventas cortas de acciones financieras en cuatro países, a partir de este viernes, en un esfuerzo coordinado para restaurar la confianza en mercados golpeados por rumores, alza de los costos de financiación y un aumento del crédito de emergencia.

En un comunicado, la tarde de este jueves, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (EMSA, por su sigla en inglés) dijo que Bélgica, Francia, Italia y España iban a establecer la prohibición, que en detalles variará de un país a otro.

El anuncio sigue a días de especulación sobre la solvencia de los bancos franceses, que tienen una fuerte exposición a las deudas de los países europeos que están en el centro de una crisis de deuda gubernamental en la eurozona.

"Si bien las ventas cortas pueden ser una estrategia válida de negociación, cuando se usa en combinación con la diseminación de rumores falsos en el mercado es claramente abusiva", dijo EMSA en un comunicado.

"Hoy algunas autoridades han decidido imponer o ampliar prohibiciones a las ventas cortas en sus países. Lo han hecho o para limitar las ganancias que pueden lograrse propagando rumores falsos o para lograr un terreno regulatorio parejo", añadió.

El comunicado fue seguido inmediatamente por anuncios específicos de los reguladores de tres países. Francia y España prohibieron las ventas cortas de acciones financieras por 15 días y Bélgica impedirá esas operaciones con cuatro acciones financieras por un período indeterminado. Los detalles sobre la situación en Italia no estaban inmediatamente claros.

La preocupación por los bancos franceses ha generado sacudidas en los mercados de crédito, elevando las tasas interbancarias y llevando a un máximo de tres meses en 4.000 millones de euros los préstamos de emergencia del Banco Central Europeo.

"Con los rumores sobre la banca que surgieron ayer, se siente como en los días previos a la caída de Lehman, cuando los bancos no confían entre sí", dijo el estratega de Commerzbank Christoph Rieger.

El cruce de monedas a tres meses entre el euro y el dólar, que refleja la prima para cambiar la Libor en euros a la Libor en dólares, se amplió hasta 95 puntos básicos, un alza de unos 40 puntos básicos desde comienzos de agosto.

Las señales de Europa provocaron alarma en Asia. Fuentes financieras dijeron a Reuters que un banco en la región recortó la líneas de crédito a los grandes prestamistas franceses, y que otros cinco están revisando acuerdos y el riesgo de sus homólogos.

Inversores vieron la más reciente pérdida de confianza como una señal de que pocos problemas de los que detuvieron los préstamos bancarios la vez anterior han desaparecido realmente.

"El mercado ya está dañado. Nunca se recuperó totalmente del 2008. La liquidez aparece y desaparece intermitentemente, y el apetito por el riesgo en los bancos es muy bajo, comprensiblemente", dijo Stephen Snowden, administrador de ingresos fijos en Aegon Asset Management.

En el centro de la tormenta está el banco francés Societe Generale, cuyas acciones cayeron cerca de 15% este miércoles, sólo para remontar 3,7% este jueves en un volumen casi tres veces superior al de los últimos 90 días.

El índice de bancos europeos subió 3,9%, con un BNP Paribas que terminó plano y un Credit Agricole que subió 5,1%.

El gobernador del banco de Francia, Christian Noyer, dijo que los bancos franceses eran sólidos y que su solidez no se vería afectada por el reciente caos del mercado.

"Sus niveles de capital, fortalecidos por fuerte capital de inversiones, son adecuados. Y sus programas financieros a largo plazo ahora se realizan en condiciones perfectamente satisfactorias", dijo Noyer en un comunicado.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores de España dijo que la decisión obedece a la "situación de extrema volatilidad que atraviesan los mercados de valores europeos, en especial las cotizaciones de acciones de entidades financieras".

Añadió que para evitar una perturbación de los movimientos ordenados del mercado va a "revisar la operativa de los mercados de valores con el fin de asegurar el mantenimiento de la estabilidad financiera".