Brasilia. Las expectativas para la inflación en Brasil este año cayeron en los últimos 45 días, indicó el Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central en el acta de su última reunión, de la semana pasada, en que mantuvo la tasa básica de interés Selic en 11% anual.

Al mismo tiempo, el Comité apunta que la fuerte variación de los índices de precios en los últimos 12 meses hace que la inflación aún muestre resistencia.

Apunta que para combatir las presiones inflacionarias hubo un proceso de elevación de la tasa Selic.

"El Comité evalúa que los efectos de la elevación de la tasa sobre la inflación, en parte, aún están por materializarse. Además, es plausible afirmar que, en la presencia de niveles de confianza relativamente modestos, los efectos de las acciones de política monetaria sobre la inflación tienden a ser potencializados", afirmó.

La Selic había llegado a 11% tras pasar por nueve altas consecutivas para frenar las tendencias inflacionarias.

El ciclo de ajuste monetario comenzó en abril de 2013, cuando la tasa de referencia estaba en 7,25%, y llegó a 11% en la última reunión del Copom, a inicios de abril.

De acuerdo con los especialistas, el índice de inflación debe terminar el año en 6,47%, rozando el techo de la meta oficial de 4,5% con dos puntos porcentuales de tolerancia.

Para el Copom, el consumo tiende a crecer en un ritmo más moderado que el observado en años recientes y las inversiones tienden a ganar impulso.

Con relación al escenario externo, el Copom considera que el mayor crecimiento global, combinado con el alta del dólar, torna la demanda por productos y servicios más favorable al crecimiento de la economía brasileña.

"Por el lado de la oferta, el comité evalúa que, en plazos más largos, emergen perspectivas más favorables a la competitividad de la industria, y también de la agropecuaria, y el sector de servicios tiende a crecer a tasas menores que las registradas en años recientes", señaló.