El Consejo del Banco Central de Chile, acordó ampliar el universo de entidades domiciliadas o residentes en el exterior autorizadas para emitir bonos en el mercado local pagaderos en moneda nacional, expresados en dicha moneda o en algún sistema de reajuste.

En particular, se suprime el requisito conforme al cual se extendía dicha autorización sólo a emisores del sector corporativo que transen sus valores de oferta pública en bolsas de valores autorizadas por la Comisión Clasificadora de Riesgo.

De esta forma se establecen nuevos criterios que deberán observar este tipo de emisores. En términos generales, para ser autorizados los emisores deberán estar constituidos en países cuya deuda soberana cuente con al menos tres clasificaciones de riesgo, y sean miembros del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI - FATF) o de alguna organización intergubernamental de base regional equivalente destinada a combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Los emisores autorizados deberán además cumplir con los requisitos establecidos por la Superintendencia de Valores y Seguros, con sujeción a la legislación de mercado de valores doméstica. La oferta pública de estos instrumentos estará destinada solamente a inversionistas calificados.