Desde la puesta en vigencia de dicho mecanismo de provisión de liquidez a los bancos, solamente se hizo una operación, señal clara de que las intermediarias cuentan con dinero suficiente para atender el día a día de las operaciones financieras, señalaron. El Banco Central del Paraguay (BCP) hace política monetaria activa el día que el saldo en cuenta corriente de los bancos sea igual a cero. Actualmente, dicho saldo está en 1,3 billones de guaraníes, lo que refleja la liquidez existente en el sistema.

Explicaron también que la tasa de interés del BCP no afecta realmente el crédito en los niveles actuales en que se encuentra, mientras el ente emisor gustaría que sea más afectado. Por su parte, los bancos privados se muestran cautelosos en exceso en términos de liquidez, razón por la cual mantienen el saldo de sus cuentas corrientes mayor que cero, aunque con el transcurrir del tiempo se vaya reduciendo en términos de proporción del saldo con respecto a los depósitos totales que capta el sistema, es decir, las reservas voluntarias.

¿Qué es un sistema ciego?. Se llama sistema “ciego” porque ninguna de las puntas (oferente y demandante de recursos por pocas horas) ve a quienes participan de una determinada operación. Permite acompañar y no reemplazar al call interbancario (operación directa entre entidades) vigente para los bancos.

Dicho sistema es usual en todos los países del mundo y básicamente consiste en un mecanismo que permita a las intermediarias solicitar dinero a través del Banco Central y que este busque al banco que le sobre liquidez para hacer la operación con el que requiera fondos.

Por más que las intermediarias bancarias tengan en orden sus números, en algún momento puede tener descalce y ahí recurre al mencionado sistema para evitar apremios.

El funcionamiento de un sistema “ciego”, de intermediación bancaria que acompañe al call money (préstamos breves entre bancos), tiene una importancia fundamental para que no haya inconvenientes por descalce en las entidades financieras.