El Banco Mundial (BM) destacó en un informe que en los últimos diez años Latinoamérica ha conseguido ampliar las coberturas de pensiones a 11 millones de personas y que esa tendencia continuará si se mantiene la sostenibilidad del sistema.

Según indicó a Efe Rafael Rofman, coautor del estudio, "por primera vez hay consenso en América Latina sobre la necesidad de extender las coberturas de pensiones, sin descuidar un sistema sostenible y la respuesta del mercado de trabajo".

El estudio "Más allá de las pensiones contributivas: catorce experiencias en América Latina" analiza las reformas abordadas en los últimos años en 14 países latinoamericanos y que han ayudado a reducir la proporción de la población sin cobertura de más de 65 años de edad en casi un 33 %, un cambio que representa el mayor aumento de la cobertura en décadas.

En opinión del coautor del estudio, un largo período de bonanza fiscal, apoyado en alto precios de las materias primas, y de estabilidad política ha permitido consolidar esta tendencia en América Latina.

Rofman subrayó que este aumento de las coberturas ha beneficiado especialmente a aquellos con riesgo de caer en la pobreza sin que se haya producido un impacto fiscal significativo en los países de Latinoamérica.

"En general no hay problemas de sostenibilidad de las pensiones a corto-medio plazo, pero sí riesgos", explicó Rofman.

No obstante, el especialista del BM en protección social para América Latina aseguró que las situaciones pueden ser muy diferentes dependiendo del país, aunque en la mayor parte del subcontinente el impacto fiscal de medidas es bajo comprado con los beneficios que reportan las nuevas políticas de pensiones.

En el caso de economías más maduras como Argentina, Brasil o Uruguay se debe cuidar algo más la expansión de estos programas con el fin de que no se vean afectados en el futuro, mientras que hay otro gran grupo de países que debe mantener su foco en los grupos vulnerables.

"No existe una receta única para proteger a los adultos mayores excluidos del sistema tradicional de jubilación. Cada país parte de niveles de cobertura y limitaciones fiscales diferentes y se enfrenta a desafíos y características que requieren de políticas flexibles", aseguró Rofman.