Washington. La cifra semanal de solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos bajó en 2.000 y se ubicó la semana pasada en 326.000, el nivel más bajo en seis semanas, informó este jueves el Departamento de Trabajo.

El indicador se torna volátil desde fin de noviembre a fin de diciembre debido a las contrataciones temporales y despidos de personal en la temporada de compras por las fiestas tradicionales.

Los datos muestran que en todo 2013 la economía de Estados Unidos añadió un promedio de unos 180.000 nuevos empleos por mes, casi el mismo nivel que en 2012.

El promedio de solicitudes en cuatro semanas, que es un indicador más confiable de la tendencia, bajó en 13.500 y quedó en 335.000, el nivel más bajo en cinco semanas.

El número de personas que recibían el subsidio pagado por los estados subió en 174.000 y se ubicó en 3,03 millones en la semana que terminó el 4 de enero.

El subsidio por desempleo pagado por los estados cubre, tradicionalmente, hasta 26 semanas y el Gobierno Federal instituyó desde 2008 programas que extendían el beneficio en algunos casos hasta 90 semanas.

Pero estas extensiones caducaron el 28 de diciembre y unos 1,35 millones de personas desempleadas por más de 26 semanas dejaron de recibir los cheques porque los republicanos en el Congreso se oponen al gasto a menos que se compense con recortes en gastos del Gobierno en otras áreas.

Según los republicanos, que tienen mayoría en la Cámara de Representantes, el programa de extensiones cuesta unos 26.000 millones de dólares anuales y ellos creen que si de deja a la gente sin subsidio harán más esfuerzos por conseguir empleos.