La reducción de empleos de alta remuneración frenará el crecimiento económico del país advirtió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), órgano asesor del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en temas económicos.

Según su último análisis, la precarización del trabajo ocasionada por la disminución de salarios se ha convertido en un factor que inhibe la recuperación del mercado interno debido a la reducida capacidad adquisitiva de las familias.

Indica que hasta el IV trimestre de 2007 había 13 millones 677 mil 196 ocupados con ingresos superiores a tres salarios mínimos, cifra que en el mismo periodo de 2014 llegó a 10 millones 486 mil 286 personas.

Por el contrario, el universo de ocupados que reciben menos de tres salarios mínimos pasó de 24 millones 439 mil 466 en 2007 a un total de 29 millones 829 mil 771 en 2014.

Poder adquisitivo. “Este entorno no deja dudas de la precarización del mercado laboral, el cual a través del considerable aumento de la ocupación con niveles salariales más bajos, misma que reduce la capacidad adquisitiva de los hogares, limita el consumo y por consiguiente inhibe el fortalecimiento del mercado interno.”

El organismo dirigido por Luis Foncerrada sostiene que la dificultad para conseguir un empleo ha incidido negativamente en la evolución de los salarios, toda vez que la necesidad de ocuparse lo más pronto posible propicia que los trabajadores estén dispuestos a recibir salarios más bajos de los que tenían o inferiores a sus capacidades.

“Esa situación es posiblemente la que en mayor medida puede limitar la posibilidad de que la economía crezca por arriba de 3% este año. Mientras no se fortalezca el empleo y las percepciones vía productividad, es poco factible pensar en niveles de avance de 5%, aún con le estimulo proveniente del exterior y las reformas estructurales aprobadas”, señala el organismo económico.