En menos US$1.083,9 millones cerró la balanza comercial correspondiente al periodo enero-diciembre 2013, según datos del Banco Central publicados esta semana. Se trata de una de las cifras más altas de déficit registrada en dólares y solo superada por la del 2010, cuando fue de menos US$1.978,7 millones.

La balanza total está conformada por la balanza petrolera que, de enero a diciembre, fue positiva al alcanzar US$8.027,5 millones. Sin embargo, la cifra es menor en US$323,1 millones a la del 2012. O sea que Ecuador tuvo un resultado menos favorable que el año pasado en cuanto a compra y venta de productos petroleros. Esto sobre todo por el tema de la necesidad de importación de derivados de petróleo, producto de la paralización programada de la Refinería de Esmeraldas.

Entre tanto, la balanza no petrolera llegó a menos US$9.111,5 millones. La cifra es superior inclusive al déficit registrado en el 2010 (menos US$7.609 millones).

El presidente del BCE, Diego Martínez, en un conversatorio hace pocos días, explicó que pese a que en millones de dólares, el déficit de la balanza es superior; si se compara con el PIB, este es ligeramente menor.

El déficit de la balanza llega a 1%, cuando a principios del 2000, estaba en 4,3%, explicó. También comentó que las importaciones que más se han incrementado han sido las de capital, pues el país está en un momento en que necesita crecer. Por ello se ha buscado controlar las importaciones y se trata de encaminar esa demanda en el marco del cambio de la matriz productiva.

De acuerdo con Jaime Carrera, secretario del Observatorio de la Política Fiscal, lo que se evidencia es que a pesar de las restricciones, las importaciones no petroleras siguen creciendo. Hay una relación directa entre el gasto público, con el déficit de la balanza, comentó.

Para Carrera, la solución no es limitar importaciones, sino ampliar las exportaciones.