Grupo Financiero Banamex mantuvo sin cambios su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 3% para el 2014 y de 4% para el 2015, aunque reconoció que existen riesgos a la baja en el corto plazo. La semana pasada el Banco de México (Banxico) informó que podría hacer otro ajuste en su expectativa de crecimiento. Hoy está en un rango entre 2,3 y 3,3% para todo el año.

En su Examen de la Situación Económica de México, Banamex destacó que en el primer trimestre del año el PIB confirmó que la actividad comenzó a reactivarse, aunque a un ritmo más gradual del que se anticipaba.

“En particular, la economía registró un avance anual de 1,8%, mientras que el consenso anticipaba un crecimiento de 2,1%, debido a que dicho resultado se vio beneficiado por el efecto positivo de la Semana Santa”, detalló.

El área de estudios económicos de Banamex resaltó que desde el punto de vista de los sectores el industrial brindó señales de reactivación más significativas con respecto al de servicios.

“Adicionalmente, la demanda externa continuó siendo el motor principal de la recuperación de la economía. En particular, las exportaciones manufactureras sugirieron en abril de nueva cuenta una aceleración sostenida, a un ritmo de 7,1% anual. Mientras que las exportaciones manufactureras de automóviles continuaron representando el componente más dinámico de la demanda externa”, según el documento del banco.

De igual manera, agregó, las importaciones manufactureras no petroleras de bienes de consumo sugirieron que la demanda local posiblemente comenzó a recuperarse en dicho periodo. “Sin embargo, las importaciones de bienes de capital aún observaron una contracción sustancial de 9,1% anual”.

Banamex mencionó que los componentes de la demanda interna han continuado reflejando un desempeño aletargado, pero dando cuenta de cierta recuperación. “Por ejemplo, las ventas comerciales al por menor según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) repuntaron en marzo, ubicándose en 1,7% luego de haberse contraído 1,7%”.

En tanto, añadió, en abril el mercado laboral observó datos alentadores, destacando el descenso del desempleo al ubicarse la tasa nacional de desocupación abierta (TDA) en 4,84% de la población económicamente activa (PEA), luego de haberse situado en 4,95% el mes anterior.

El banco expuso que el desempeño de la inversión fija bruta continúa en dirección hacia una recuperación lenta en los próximos meses, especialmente debido a un exceso de capacidad productiva no utilizada, así como también en consecuencia de un mayor gasto público en obras de infraestructura.

Por su parte, el gasto público, enfatizó, ha continuado con un fuerte ritmo de expansión. “En abril, el gasto neto pagado registró un incremento real anual de 6,8%, dinamismo ligeramente inferior al observado en el gasto programable (7,2%). Al interior del gasto programable, destacamos un importante repunte en las erogaciones en inversión física”.

Banamex resaltó que hay un esfuerzo por parte del gobierno de incrementar su perfil expansionista por medio del gasto público. “Sin embargo, observamos que el efecto positivo de la expansión del gasto público sobre el avance económico ha tomado más tiempo en materializarse que lo anticipado”.

Respecto a la inflación, argumentó que hacia adelante se espera que la general a tasa anual continúe ascendiendo hasta un nivel máximo de 4,22% en octubre, para después ajustarse a un nivel de cierre en 3,78%. Algo similar ocurriría con la inflación subyacente.