Nueva York. Los principales bancos estadounidenses tienen una exposición total de US$176.000 millones a cuatro países europeos debilitados cuyos problemas de deuda han sacudido a los mercados financieros en los últimos días.

Según un informe de Barclays Capital, 73 grandes bancos estadounidenses tienen una exposición de US$82.000 millones a Irlanda, US$68.000 millones a España, US$18.000 millones a Grecia y US$8.000 millones a Portugal.

El informe señala que el nivel de exposición es relativamente bajo y sugiere que los bancos de Estados Unidos se enfrentan a riesgos limitados porque gran parte del balance fue avalado.

"La mayor parte de su exposición, que incluye operaciones garantizadas de bajo riesgo como acuerdos de recompra, se concentra en los 10 mayores bancos de Estados Unidos", afirman los analistas de Barclays Jonathan Glionna y Miguel Crivelli en el informe.

"Además, la exposición a estos cuatro países es de aproximadamente el 5% de la exposición extranjera total de los bancos estadounidenses".

La elevada deuda de los cuatro países ha centrado la atención de los mercados financieros del mundo en las últimas semanas. La presión vendedora ha presionado a las bolsas de valores y el euro ha perdido terreno frente al dólar.

Pocos bancos dan a conocer su exposición a un país concreto y sólo se pide a las entidades que comuniquen su exposición crediticia en el extranjero cuando supere el 0,75% de los activos totales. La falta de datos sugiere que la exposición de los bancos individuales "no es excepcionalmente grande", añaden los analistas de Barclays Capital.

Sólo dos de los mayores bancos de Estados Unidos, JP Morgan Chase y Bank of New York Mellon, han comunicado su exposición a alguno de estos países.

Los analistas estiman que la exposición de JP Morgan a España asciende a US$18.400 millones, mientras que la de Bank of New York Mellon Corp en Irlanda se sitúa en US$2.320 millones, según los informes anuales de los bancos.

Los portavoces de ambos bancos declinaron hacer comentarios. El informe anual de JP Morgan indica que la exposición extranjera del banco tiende a fluctuar "enormemente".

"La preocupación sobre la solvencia de Irlanda, Grecia, Portugal y España es elevada", añade el documento. "Al final, ha afectado al diferencial de los bancos, que sigue siendo volátil y sensible a la tolerancia al riesgo del mercado".

Aunque el "riesgo directo de los grandes bancos de Estados Unidos a Irlanda, Grecia, Portugal y España es modesto", Barclays señala que "el riesgo soberano ha sustituido al riesgo regulatorio como foco principal para los bonistas de los bancos".