Madrid. Los bancos españoles, que tienen casi cerradas por completo las puertas de los mercados internacionales, incrementaron su dependencia de los préstamos del Banco Central Europeo en junio a un récord en la era de la zona euro.

Las entidades pidieron préstamos al BCE por 365.000 millones de euros (US$456.000 millones), frente a los 324.000 millones registrados de mayo, según datos divulgados el viernes por el Banco de España.

La cifra es el volumen más alto de esta serie estadística que se inició en 1999.

La apelación bruta del conjunto de la banca europea al BCE en junio ascendió a 1.202 billones de euros, lo que significa que las entidades españolas tomaron cerca del 30.4% de los fondos disponibles.

En términos netos, descontados los depósitos efectuados con el BCE, la apelación de las entidades financieras españolas ascendió a 337.206 millones de euros en junio.

El mes pasado, España acordó un rescate de hasta 100.000 millones de euros para su sector bancario.