Sao Paulo. El crédito en Brasil creció un 0,4% en febrero, en lo que fue una ligera recuperación de la caída vista el mes anterior y una señal de que el préstamo repuntará lentamente en la mayor economía de América Latina.

Los créditos en circulación en el sistema bancario de Brasil subieron un 0,4% en febrero respecto de enero, dijo este martes el Banco Central.

Los bancos estatales, a los que el gobierno les ordenó estimular el crédito cuando la economía perdía fuerza, desembolsaron más préstamos que sus competidores extranjeros y privados en el mes, agregó la autoridad monetaria.

El volumen de préstamos en circulación realizados por los bancos estatales, privados y extranjeros llegó a 2.034 billones de reales (US$1.123 billones) el mes pasado. Los desembolsos de préstamos crecieron un 18,8% interanual en febrero, un poco más que el 18,4% de enero.

Los créditos con atrasos en sus pagos de 90 días o más subieron al equivalente del 5,8% del total de préstamos en febrero, levemente por encima del 5,6% de enero.

Las cifras reflejan la naturaleza dispar de la desaceleración económica de Brasil. Los débiles datos manufactureros y una tímida caída en la tasa de inflación contrastan con un sólido mercado laboral y el avance de las ventas minoristas.

La demanda por crédito podría ganar fuerza antes de lo que los analistas esperan gracias a las recientes rebajas en las tasas de interés y en los impuestos.

Para evitar una desaceleración más brusca en el crédito, el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff ha reducido tributos y tasas para apuntalar el consumo luego de que la economía se mostrara plana en el tercer trimestre.

Fuentes dijeron recientemente a Reuters que las autoridades del Ministerio de Hacienda quieren que los estatales Banco do Brasil y Caixa Econômica Federal rebajen las tasas de sus créditos y entreguen créditos más rápido para combatir la desaceleración. El gobierno pretende un crecimiento de al menos un 4 por ciento este año, después del 2,7% del 2011.

Se espera que el crédito se expanda un 15% este año, según funcionarios del Banco Central.