Madrid. Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) dijo este martes que el déficit público de España acabará el año por encima del objetivo del gobierno, además de contemplar la posibilidad de una recesión en un difícil entorno económico doméstico e internacional.

Según el departamento de estudios de la segunda entidad bancaria de ese país, el mejor comportamiento previsto en las cuentas del Estado central no podrá compensar la desviación negativa de las Comunidades Autónomas y de la Seguridad Social, por lo que el déficit podría cerrar 2011 en el 6,5% del PIB, frente al 6% proyectado por el gobierno.

No obstante, la entidad bancaria sí considera probable el cumplimiento del objetivo de reducir el déficit hasta el 4,4% del PIB en 2012.

BBVA, que suscribió la reciente estimación del Banco de España de que la economía doméstica se estancó en el tercer trimestre, no descartó una posible vuelta a la recesión si se confirman los pronósticos de que el cuarto trimestre podría arrojar una tasa de crecimiento negativa si continúa la evolución registrada hasta ahora.

"Han aumentado considerablemente los factores que pueden hacer que la actividad económica de Europa y España derive peligrosamente hacia escenarios de riesgo con menor crecimiento o incluso recesión", dijo el informe "Situación" elaborado por BBVA Research.

Según BBVA Research, las reformas puestas en marcha hasta ahora no han sido suficientes para solucionar los problemas de la economía española, por lo que se debe profundizar más en las reformas para lograr un crecimiento sostenido.

"El gobierno que surja de las elecciones generales del 20 de noviembre deberá llevar a cabo con urgencia una agenda sustancial y ambiciosa de reformas", indicó el informe, que fue presentado por el responsable de BBVA Research, Jorge Sicilia y por el economista jefe para España y Europa de la institución, Rafael Domenech.

Según BBVA, la tasa de expansión de la economía española para este año será del 0,8%, 5 décimas inferior a la espera por el gobierno, mientras en 2012 no superará el 1%, frente al 2,3% prevista por el Ejecutivo.