El crecimiento económico de China podría desacelerarse a 7,1% en 2015 desde un esperado 7,4% este año ante la debilidad del sector inmobiliario, dijo el Banco Central en un informe de investigación al que tuvo acceso Reuters el domingo.

La fuerte demanda mundial podría impulsar las exportaciones, pero no lo suficiente para contrarrestar el impacto de la débil inversión inmobiliaria, según el informe publicado en la página web del banco (www.pbc.gov.cn).

Las exportaciones chinas probablemente crecerán un 6,9% en 2015 desde el alza del 6,1% de este año, mientras que las importaciones se acelerarían a un 5,1% en 2015 comparado al 1,9% de 2014, dijo la entidad.

El informe advirtió que la esperada medida de la Reserva Federal de elevar las tasas de interés el próximo año podría impactar a las economías de los mercados emergentes.

El crecimiento de la inversión en activos fijos podría desacelerarse hasta el 12,8% en 2015 desde el 15,5% de este año, mientras que el crecimiento de ventas al por menor podría acelerarse al 12,2% desde el 12%, dijo el banco.

La inflación al consumidor podría mantenerse en gran medida estable en 2015 en el 2,2%, añadió el Banco Central.

El crecimiento económico de China se debilitó a 7,3% en el tercer trimestre, y las débiles cifras de fábrica y de inversión de noviembre sugieren que el crecimiento anual no alcanzará la meta de Pekín de 7,5%, lo que marcaría la expansión más débil en 24 años del gigante asiático.