Buenos Aires.- El banco central de Argentina vendió este jueves US$330 millones al cierre del mercado con el objetivo de morigerar la abrupta caída del peso, en momentos de una creciente desconfianza sobre la política financiera del Gobierno y de temores a un eventual incumplimiento de pagos soberanos.

La entidad monetaria salió a ofrecer US$500 millones cuando la moneda doméstica caía al mínimo histórico de 42 unidades por dólar, con lo que el peso perdía más de la mitad de su valor en 2018.

La colocación de los US$330 millones tuvieron un precio promedio de 38,7102 pesos y un mínimo adjudicado de 37,03 pesos, frente a un valor de la moneda en la franja mayorista con caída del 13,12%, a 37,60/39,25 unidades por dólar .

Durante el 2018, la devaluación del peso ya alcanzó el 52,48%.

El Gobierno buscó nuevamente tranquilizar los ánimos del mercado financiero con declaraciones alentadoras, pero nuevamente no tuvo éxito.