Buenos Aires. El banco central de Argentina reabrió este las subastas de deuda al corto plazo a las empresas locales, lo que le otorga la entidad una nueva forma de absorber parte del efectivo que inyecta a la economía un desempeño histórico.

Las compañías locales no han podido comprar directamente deuda del banco central desde 2007 y el cambio de política se realiza en momentos en que el banco compra grandes cantidades de dólares en el mercado de divisas.

Las compras incrementaron las reservas de divisas del banco, las que alcanzaron un nivel histórico este mes tras superar los US$50.000 millones.

Sin embargo, las compras también expandieron la base monetaria. Economistas dicen que esto podría exacerbar la inflación, la que creen alcanza el 20% o más.

El banco puede contrarrestar esa expansión al absorber pesos con la venta de instrumentos de deuda conocidos como Lebacs o Nobacs.

A partir de este martes, el banco permitirá que las empresas compren deuda con vencimiento a 90 días o menos.