Buenos Aires. El Banco Central de Argentina subió este viernes su tasa de política monetaria en 675 puntos básicos, a un 40%, un día después de que la incrementara sorpresivamente en 300 puntos en un intento por frenar la depreciación de la moneda frente al dólar.

El peso argentino en la plaza mayorista se apreciaba tras los primeros negocios del viernes un 5,02% a 21,75/21,90 por dólar como respuesta a las recientes medidas.

Desde marzo, la autoridad monetaria ha realizado fuertes ventas de dólares de sus reservas al mercado, pero no ha logrado evitar una fuerte depreciación del peso, que el jueves cerró a mínimos récord.

En un comunicado la entidad anunció el viernes que las tasas a 7 días se ubicarán en 47% para el pase activo y al 33% para el pase pasivo.

Operadores dijeron que anteriormente la posición global neta no podía superar el 30%, por lo que la medida obliga a las entidades a desarmar y vender posiciones en dólares.

Las tasas a un día se ubican en 57% para el pase activo (depósitos) y al 28% para el pasivo (préstamos).

Con vigencia al 7 de mayo, la posición global neta positiva de moneda extranjera de las entidades financieras computada en saldos diarios al tipo de cambio de referencia no podrá superar el 10% de la responsabilidad patrimonial computable o los recursos propios líquidos, ambos del mes anterior al que corresponda, dijo la entidad monetaria.

Operadores dijeron que anteriormente la posición global neta no podía superar el 30%, por lo que la medida obliga a las entidades a desarmar y vender posiciones en dólares.

El Banco Central argentino afirmó que continuará operando con todas sus herramientas de intervención en el mercado de cambios y que mantiene su meta de inflación de 15% para 2018.