Sao Paulo. Brasil no planea intervenir en el mercado cambiario para impedir que el actual debilitamiento del real impulse la inflación, dijo el presidente del Banco Central, Henrique Meirelles, en una entrevista publicada este miércoles por el periódico local O Estado de Sao Paulo.

La moneda brasileña, el real, se apreció 34% en 2009, convirtiéndose en una de las divisas de mejor rendimiento ante el dólar el año pasado, pero en lo que va de 2010 ha caído 5,6%, generando temor a que un alza en los precios de importación pueda presionar los precios de los bienes de consumo, publicó El Mundo.com.ve.

Meirelles dijo que la tasa cambiaria es sólo uno de varios componentes que pueden afectar a la inflación y que el Comité de Política Monetaria del Banco Central, conocido como Copom, considera todos los factores al fijar la tasa de interés referencial, Selic.

"Tenemos una meta de inflación, no de tasa cambiaria", dijo Meirelles en la entrevista con el periódico. "No tomamos decisiones sobre la moneda debido a la inflación", agregó.

La entrada de dólares a Brasil cayó en febrero tras volúmenes "sustanciales" en enero, pero Meirelles dijo que el declive era normal y que el Banco Central seguirá comprando divisa estadounidense en el mercado a la vista.

El presidente del Banco Central dijo al diario que no tendrá reparos en subir la tasa de interés referencial Selic este año pese a las elecciones generales de octubre, agregando que el Banco Central basa sus decisiones en modelos y proyecciones macroeconómicas.