Pekín. El Banco Popular de China (banco central del país asiático), introdujo un total de 319.500 millones de yuanes (US$51.500 millones, 44.400 millones de euros) en el sistema bancario en dos inyecciones llevadas a cabo este jueves.

Según anunció en su página web, el banco central chino comenzó este jueves la refinanciación de préstamos a tres meses de 269.500 millones de yuanes (US$43.500 millones, 37.400 millones de euros) para pequeños y medianos bancos de la segunda economía del mundo, a un interés del 3,5%.

El regulador dijo que utiliza este nuevo instrumento monetario para ampliar la liquidez en el sistema financiero del país con vistas a las vacaciones del Festival de la Primavera (Año Nuevo Chino, a mediados de febrero), cuando la demanda de fondos suele aumentar.

Además, el Banco Popular de China prestó hoy otros 50.000 millones de yuanes (US$8.000 millones, 6.900 millones de euros) en el sistema bancario mediante créditos revertidos a siete días.

Los anuncios de estas inyecciones de liquidez llegan casi dos días después de la publicación del dato del PIB de China en 2014, año en el que registró su crecimiento económico más bajo desde 1990.

En enero del año pasado, el banco central de la potencia asiática ya realizó inyecciones a corto plazo en los principales bancos comerciales para asegurar la estabilidad del mercado monetario en vísperas de la festividad del Año Nuevo Chino.

Los anuncios de estas inyecciones de liquidez llegan casi dos días después de la publicación del dato del PIB de China en 2014, año en el que registró su crecimiento económico más bajo desde 1990, un 7,4%, lo que ha disparado especulaciones sobre si se pondrían poner en marcha nuevas medidas de estímulo monetario.

El analista financiero Huang Wentao señaló a la edición digital del periódico Diario Financiero que las medidas del banco central buscan "ajustar la liquidez a corto plazo", con lo que el emisor "no tiene necesidad de bajar la tasa de interés", al menos por ahora.

El Banco Popular de China ha realizado otras tres inyecciones de liquidez en los últimos cuatro meses y en noviembre anunció su primera rebaja de los tipos de interés en dos años.