Pekín. Existe una creciente presión a la baja sobre la economía china, pero no hay necesidad de preocuparse, dijo Zhang Jianhua, jefe de la oficina de investigación del banco central chino.

Zhang mencionó las medidas de ajuste del gobierno central sobre el sector inmobiliario, el control local de los vehículos de deuda así como los intentos por reducir la intensidad del uso del carbón como las razones de las presiones bajistas sobre la economía.

El funcionario, en un discurso ante la Escuela Nacional de Desarrollo de la Universidad Peking, agregó que la inflación anual será de 2,8% este año.